Lo que debes saber para lucir bien una pamela en una boda

¿Boda a la vista y estás pensando en ponerte una pamela? No me extraña, este complemento está más de moda que nunca!! Las invitadas más elegantes de la temporada no llevan ni tocado, ni canotier, ni turbante, ni corona de flores… llevan pamela, y la lucen así de bien:

Collage pamelas

Pero, antes de lanzarte a por una, quizás quieras algo de información para llevarla con soltura. Si es así, sigue leyendo! 😉

Primero de todo, diferenciemos. ¿Qué es una pamela? Según la Real Academia Española una pamela es:

“Un sombrero de paja, bajo de copa y ancho de alas, que usan las mujeres, especialmente en verano”.

A esta definición podríamos añadir que, actualmente, las pamelas suelen quedan reservadas a ocasiones “de vestir”, si bien hay algunos modelos de más informales y que son tendencia para protegernos del sol en la playa.

¿Qué debes saber? Lo siguiente:

1.-  Se realiza con materiales como fieltro, sinamay, buntal, hilo de sisal, paja o rafia. Y se adorna con flores, lazos, cintas de seda o terciopelo, plumas…  a gusto de cada cual y teniendo en cuenta que algunos materiales son más adecuados para verano y otros para invierno.

921bf7c3a4e2727df039366d72fcefdc.jpg

2.- Sólo se usa de día (si nos ponemos estrictas, en eventos que empiecen, como máximo, hasta las 17 horas), y para más señas en días soleados. Perfecta en eventos de mañana, y si llevas vestido corto o traje de dos piezas. De noche, ¡NO! Ni combinan bien con vestidos cóctel o largos, ni tendría mucho sentido, porque amén del adorno, tienen la utilidad de protegerte de sol.

3.- Por el mismo motivo, no debes utilizarla con gafas de sol! Si llevas pamela, la anchura del ala será visera suficiente como para que el brillo del sol no resulte molesto.

4.- Conecta a la perfección con otro complemento: los guantes. Y también busca conseguir un equilibrio entre la originalidad de ambos complementos y el perfecto encaje -o contraste-con el resto de tu conjunto.

 

5.- Aunque no hay una norma al respecto, si te decides a llevar pamela el resultado será más vistoso con el pelo recogido. Piénsalo bien, ¿esa pamela que has elegido va a ser la pieza más destacada de tu estilismo? Pues con el pelo recogido potenciarás aún más el efecto.

6.- Llevar pamela es solo una opción. Si no encajan con tu fisionomía puedes elegir otro tipo de tocado, o prescindir de tocado alguno. De hecho, si observas un poco, verás que algunas representantes de las casas reales europeas (a las que frecuentemente vemos vestidas con la etiqueta que marcan las grandes ocasiones) llevan pamela muy frecuentemente mientras que otras la sustituyen por otro tipo de sombreros, o incluso evitan lucir tocado alguno.

7.- A la hora de elegir una pamela es imprescindible que tengas en cuenta factores como tu altura o tus facciones. Si eres muy alta, elegir una pamela con mucha inclinación te hará parecerlo aún más, al igual que si eres muy bajita y menuda quizás no te convenga elegir una pamela de ala muy ancha, pues puede resultar excesiva.

Vale, hasta ahora todo claro. Te has decidido a llevarla, la has elegido y llevas puesta tu pamela. Llegas a la boda o evento, dispuesta a triunfar.

¿Y ahora qué?

Ahora toca SALUDAR. Y claro, te das cuenta de que es mejor extender la mano, pues depende de como sea tu pamela te resultará difícil proceder a los tradicionales dos besos que solemos darnos en España!

A este efecto, si llevas guantes, salvo que sean de los más largos –no será lo habitual, porque los guantes de ópera se reservan para la tarde/noche– tendrás que retirarlos para saludar (el de la mano derecha).

Y, LO MÁS IMPORTANTE, si te decides a asistir a un evento con pamela, has de saber que: ¡debes llevarla hasta que vuelvas a casa!

Esto significa que es recomendable que elijas una pieza que te resulte suficientemente cómoda, quede bien sujeta y no moleste a tu acompañante ni a otros invitados que puedas tener al lado, pues con ella habrás de saludar, asistir a la ceremonia, puede que firmar como testigo, volver a saludar, disfrutar el banquete, brindar, conversar, quizás bailar, despedirte… ¡TODO!

Collage firmar, comer, brindar con pamela

No vale eso de quitarse la pamela porque no ves bien o cuando te sientes a la mesa. Y, ¿por qué?

Pues, dice el refranero español que “para presumir hay que sufrir”. Así que, si te has esforzado en una imagen impecable, estropearla apenas empieza el evento es una lástima y sólo dirá de ti que sigues la tendencias, pero no tienes ni idea del cómo y del cuándo, es decir, de las normas de etiqueta que debe conocer quien se decide a usar este complemento…

Si crees que no vas a aguantarla, ¡mejor no la lleves! Es lo más sencillo si no vas a poder defender un complemento que no es , en absoluto, fácil de lucir.

¿Llevareis pamela en el próximo evento al que acuadais?

Nos vemos en el siguiente post 🙂

separador con firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s